Lactancia

Problemas en la lactancia

Lactancia dolorosa: ¿cómo solucionar los problemas más comunes? Meta. El dolor de pezones durante la lactancia es un problema recurrente: conocé las soluciones del Baby Research Center de Chicco para solucionarlo de la mejor manera posible.

dolore-in-allattamento

Problemas y dolor de pezones durante la lactancia

 

Dolor de pezones y posiciones de lactancia

En el momento de la primera prendida, es normal sentir dolor cuando el bebé succiona por primera vez. Después de unos minutos, el dolor en el pezón debe aliviarse hasta que desaparezca. ¿Qué pasa si el dolor no desaparece? ¿Qué hacer? Estas son las preguntas más comunes de las madres, especialmente si son madres primerizas. La mayoría de las veces solo tiene que ajustar o cambiar la posición del bebé.

 

Posiciones de lactancia: una elección de cada mamá…

En primer lugar, es importante que la posición de la madre sea cómoda. Cuando estés sentada, asegurate de que tu espalda esté erguida y bien apoyada, colocá los pies en una banqueta, usá una almohada para amamantar para mantener al bebé a la altura del pecho. Si vas a amamantar acostada (podes hacerlo, no es incorrecto), colocate cómodamente de costado y ayudate las primeras veces con una almohada debajo de la cabeza y los hombros.

 

...y cada bebé.

Al amamantar, podes sostener a tu bebé de muchas maneras. Para evitar problemas, lo importante es mantener una posición que le permita al bebé estar cerca tuyo, con la cara frente al pecho y con la cabeza, los hombros y el cuerpo alineados. Su nariz y el labio superior deben estar frente al pezón. Asegurate de que el bebé pueda alcanzar fácilmente el pecho sin necesidad de estirarse o darse la vuelta. Finalmente, recordá siempre que debe ser el bebé quien se acerque al pecho y no al revés.

 

 

Cuando el bebé se prende bien, el dolor de pezón desaparece.

Observa a tu bebé mientras succiona: el bebé está tranquilo, su boca está bien abierta y "llena" por el pecho, el labio inferior está hacia afuera, la lengua está apoyada contra el pecho y las succiones varían de movimientos cortos a otros más largos y profundos, intercalados con pausas. Significa que el bebé está prendido correctamente. La sensación de dolor leve en el pezón que aún siente pronto desaparecerá. Mientras tanto, hasta que se logra corregir la posición, se puede recurrir al uso temporal de pezoneras que protegen el pezón para poder continuar amamantando sin molestias.

 

 

 

Temas relacionados...

artículo

artículo

artículo