Preparando el ambiente

Llegando al final del embarazo, mamá y papá sienten instintivamente la necesidad de preparar el cuarto y el ambiente en función del bebé.

file

Después del tercer trimestre del embarazo comienza un fenómeno muy interesante, que se llama "anidación", inspirándose en lo que sucede en los animales: la futura mamá siente la necesidad de preparar el "nido", es decir, que ella prepara la habitación y el medio ambiente en función del bebé. No es sólo una mera actitud de organización práctica, sino más bien un proceso psicológico de la preparación y la concentración en lo que va a suceder.

 

El padre puede estar involucrado en estas etapas de preparación: esta será una manera de tomar conciencia de la presencia del bebé.

 

La madre vive la presencia del bebé de una manera muy directa, sintiendo sus movimientos y su presencia. Para el padre la toma de conciencia de la paternidad es más difícil. Es por eso que el padre puede asistir a las visitas con el ginecólogo: a través de la imagen de la ecografía y escuchar los movimientos del bebé se puede vivir una experiencia completamente nueva y envolvente. O puede tomar parte en la compra de la lista de nacimiento o en la preparación del bolso para el hospital o en la habitación del bebé.

 

El inicio de la preparación es una elección muy individual: algunas parejas se informan y comienzan eligiendo las cosas para el bebé desde los primeros meses y otras parejas lo dejan para las últimas semanas. Lo que se debe tener en cuenta es que las últimas semanas las compras pueden ser más agotadoras, por eso es recomendable no dejar todo para los últimos días.