Un poco del pecho, un poco del biberón

A veces incorporar leche materna con leche de fórmula es necesario...

file

Sin duda, la lactancia materna es la mejor opción posible para un recién nacido. Sin embargo, si surgen dificultades, por ejemplo si la leche materna no es suficiente para satisfacer al pequeño, la lactancia materna puede ser complementada con leche de fórmula, siguiendo las instrucciones del pediatra y utilizando un buen biberón. Este es el caso de lactancia mixta, que permite alimentar al bebé correctamente sin privarlo de los beneficios de la leche materna. 

 

El biberón también puede ser una gran ayuda cuando la mamá necesita extraerse leche con el sacaleche para darsela al bebé en otro momento. 

 

Existen dos tipos de lactancia mixta: 

 

1. LACTANCIA COMPLEMENTARIA

En cada toma el bebé es alimentado del pecho de su mamá lo más posible y luego se complementa con leche de fórmula desde un biberón. Este tipo de lactancia tiene la ventaja de mantener activa la produccción de leche, al estimularla frecuentemente. 

 

2. LACTANCIA ALTERNADA

Implica una comida exclusivamente desde el pecho de la madre y la siguiente comida exclusivamente desde el biberón. Este tipo de alimentación es conveniente para la madre que necesita más tiempo para ella o su trabajo, pero debe tenerse en cuenta que la reducción en la succión del pecho puede frenar la producción de leche. 

 

En caso de lactancia mixta, es aconsejable elegir un biberón con una tetina cuyas características sean lo más similares posibles al pecho materno, para que el bebé se alimente indiferentemente del pecho o del biberón, sin dificultad.