Dormir con la panza

Al alcanzar el final del embarazo, muchas mujeres reportan problemas para dormir.

file

Dormir bien durante el embarazo es vital para el bienestar de una futura mamá, pero, con frecuencia, algunos de los trastornos, como la orina frecuente, el bebé que se mueve cada vez más, los cambios hormonales y, sobre todo, los frecuentes dolores de espalda afectan el sueño. Durante los últimos tres meses, más del 75% de las mujeres sufre de trastornos del sueño y necesita una siesta durante el día.

 

Encontrar una posición confortable para favorecer el descanso es muy importante. Desde un punto de vista científico, la posición de dormir recomendada es de costado, preferentemente en el lado izquierdo, con las rodillas ligeramente dobladas. Esta posición reduce la hinchazón y la retención de agua, impidiendo así que el peso del feto presione contra los órganos internos y los vasos sanguíneos. El uso de una almohada diseñada específicamente para apoyar plenamente los cuerpos de las mujeres embarazadas, ayuda a prevenir el dolor de espalda, al tiempo que promueve la posición de dormir de costadp, lo que mejora la calidad del sueño. De hecho, el apoyo en las dos rodillas y tobillos promueve la alineación correcta con las caderas y ayuda a prevenir el dolor y la inflamación del nervio ciático, garantizar el pleno confort.